Romero

El Romero (Rosmarinus Officinalis) es un arbusto perenne de unos dos metros de altura, cuyas hojas son utilizadas comúnmente en la gastronomía, siendo un condimento que resalta el sabor de carnes estofadas o a la parrilla, aunque son muy destacables sus propiedades medicinales, entre las que se destaca su uso como tónico y estimulante.

Esta planta ayuda a aliviar enfermedades respiratorias, así como problemas del aparato digestivo. Es un buen remedio contra la insuficiencia hepática. Una infusión de Romero después de comer favorece la digestión, evitando así hinchazones, gases y acidez estomacal.

todo sobre el romero

Tiene un alto contenido en hierro, por lo que es recomendable apra gente que padezca de anemia. A su vez, es una planta que contiene muchos antioxidantes, como ser el Mirceno, Rosmarinico, o Camfeno. Pueden ser aprovechadas en el tratamiento de enfermedades como el Alzheimer o la artrosis.

Como otras plantas de su tipo, tiene propiedades emenagogas: Favorece el vaciado sanguíneo durante la menstruación, y relaja sus síntomas, como ser el dolor de cabeza, la retención de líquidos o la irritabilidad.

Sus propiedades bactericidas pueden ser un buen complemento para los antibióticos utilizados al tratar enfermedades infecciosas, o de transmisión sexual,  como la gonorrea.

Es un buen remedio también para combatir el mal aliento, mediante enjuagues bucales realizados con una infusión de hojas secas. También sirve para aliviar llagas o inflamaciones.  Esta misma infusión se puede aplicar sobre el cabello o sobre las uñas, para volverlas más fuertes y menos quebradizas. Suele utilizarse su aceite esencial para crear cremas para piel grasa.